Flor, desde España, recuerda a La Pastora

junio 13, 2008

Me llamo flor, y en los años 60 nos mudamos para La Pastora, antes viviamos en el 23 de Enero en uno de esas moles de acero que no me gustaban nada. Hoy en dia no recido en Venezuela sino en españa, pero ese tiempo que vivi en La Pastora hasta el año 66 que me case fue la más feliz de mi vida, con aquel Avila imponente, con aquel pacheco del mes de diciembre y aquellas casas todas bajitas, el olor a arepa asada que mi mama hacia para luego venderlas en la bodeguita de la esquina, con ese niño Jesus que me traia el cochecito sin muñeca, porque eramos ocho hermanos y no habia para tanto, el sonar del martillo de papa trabajando en la zapateria, ese ir y venir a la escuela Republica de Bolivia en la cual estudie, el autobus de Puerta de Caracas pasando por aquellas calles tan angostas, por nada del mundo cambiaria esa etapa de mi vida.
Voy casi todos los años y suelo recorrerla de punta a punta y en esos momentos soy la persona mas feliz de la tierra.

2008/06/12 at 10:21 PM

Autobuses San Ruperto

mayo 25, 2008

Tenia 13 años cuando nos mudamos a La Pastora, eso fue en 1973. Usaba los autobuses amarillos de la Linea San Ruperto para ir a la escuela Dr. Elias Rodríguez, donde estudiaba 6to grado, en la avenida principal de San Agustín del Sur.

Eran autobuses bastante grandes para las angostas calles de la Pastora. Recuerdo lo dificil que era para los choferes cuando se encontraban dos autobuses circulando en una calle doble via, como lo era la calle entre las esquinas de Natividad a Torrero. Muchas veces, los autobuses, rosaban de los postes ubicados en la orilla de las aceras.

0,25 Bs o Medio era el costo del pasaje. Con esta misma cantidad podias comprarte un riquisima chicha A1. Luego de bajar por toda la avenida Baralt, llegar a la plaza Madariaga en el Paraiso y tomar hasta Puente Hierro, donde me bajaba y me iba caminando por toda la avenida Leonardo Ruiz Pineda, hasta el pasaje 8, al frente estaba aquella casa vieja que servia de sede a la mi querida escuela dirijida por Blanca Penso. 

Estos autobuses amarillos, con la identificación en la parte delantera, con letras bien grandes “SAN RUPERTO”, eran sin duda el servicio de transporte que contaba con más unidades en circulación para aquella época. Uno podia ver, por ejemplo en la avenida Baralt, como destacaba la presencia de estos autobuses. En cada cuadra, bajando o subiendo, siempre se observaba al menos uno.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.